Clasicismo Francés del XVII: Iglesias

Le dôme des Invalides.

Le dôme des Invalides.

Barroco y Clasicismo francés son denominaciones historiográficas que designan los estilos artísticos desarrollados en Francia durante el siglo XVII.

En el siglo XVII Francia se caracteriza por haber conseguido una manera propia de concebir el arte. Se crea un estilo con un sustrato clasicista y algunas concesiones al barroquismo, bastante diferenciado de las formas barrocas italianas que inspiran al resto de países del continente.

A mediados de siglo, Francia sustituye a España en la hegemonía europea. Luís XIV, el rey Sol, alcanza el poder en 1661 llevando el Absolutismo a cuotas extremas. Esta forma de gobierno es coreada por pensadores, literatos y artistas ya que supone una gran exaltación de los valores nacionales, unida a una mejora en las cuentas del Estado y una explosión de obras públicas. Todo esto crea un fuerte sentimiento identitario de nación poderosa.

La influencia de los grandes pensadores, los descubrimientos científicos que comienzan a convertir a las ciencias en materias rigurosas y el auge del positivismo provocan en los arquitectos franceses una vuelta a los valores clásicos, interpretados con serenidad y rigor. Ahora ya no se conforman con imitar a los italianos sino que se dedican a estudiar y aplicar los nuevos conocimientos científicos a la construcción.

Se crea una arquitectura elegante, sobria y refinada, con proporción y contención. Se trata de un estilo con una pureza clásica indudable que, aunque con toques barrocos, no bascula hacia el dinamismo, el retorcimiento o la exageración de curvas y contracurvas.

Los edificios son muy equilibrados, sin excesos ornamentales. Todo resulta calculado, estudiado y proyectado, pero al mismo tiempo con gracia y viveza.

Las obras se caracterizan por la superposición de órdenes, la severidad cromática y a una tendencia a la verticalidad de los paramentos, muy diáfanos y limpios.

La monarquía absolutista no pierde la oportunidad de aprovechar a su servicio el influyente factor religioso. Se apuesta por una iglesia nacional, exponente de los valores franceses, por lo que debe caracterizarse por un estilo también nacional, inspirado en el clasicismo y diferente del barroquismo retorcido imperante en Europa y que demuestren que el poder político y cultural de Francia está por encima del resto de países europeos incluida España.

Las iglesias se construyen con varios pisos, imitando al modelo cumbre de la arquitectura del momento: el palacio, el gran edificio civil.

Suelen tener grandes cúpulas trasdosadas sobre esbeltos tambores, cuya visión no se ve distraída por ningún otro elemento, ya que desaparecen las torres flanqueando las fachadas, permitiendo que destaque la cúpula en todo su esplendor visual y sirviendo de eje y referencia al imaginario ciudadano. Al mismo tiempo, todo el espacio que circunda a la iglesia se diseña para resaltarla y embellecerla, por lo que se convierte en ordenadora del urbanismo de la ciudad.

Iglesias más representativas del Clasicismo Francés:

Saint-Gervais-Saint-Protais:

Es una iglesia de estilo gótico flamígero situada en Le Marais de París. Su fachada fue levantada entre 1616 y 1621, y se atribuye a Salomon de Brosse. Se compone de tres cuerpos, con columnas pareadas en superposición de órdenes: dóricas en el inferior, rematadas por un frontón triangular, jónicas en el central, encuadrando un gran vitral y hornacinas laterales y corintio en el superior, coronadas por un frontón curvo.

Captura de pantalla 2014-09-18 a las 23.50.18

1280px-P1240932_Paris_IV_eglise_St-Gervais-St-Protais_facade_rwk

St-Gervais_St-Protais

Saint-Etienne-du-Mont:

Es una iglesia del Barrio Latino de París situada al lado del Panteón. Se empezó a construir en 1492, son barrocos únicamente la fachada, de 1622, y el campanario, de 1624. La fachada se compone de dos cuerpos, el inferior rematado por un frontón triangular y el superior por uno circular y coronado por un gran gablete triangular barroco-clasicista. Toda la fachada es una amalgama de rosetones, pináculos, tímpanos, volutas y pilastras que forman un conjunto muy original y de gran belleza.

DSC_7095--Saint-Etienne-du-

Saint-Etienne-du-Mont-seen-from-the-Pantheon-1-4

Saint-Paul-Saint-Louis:

Construida por los jesuitas Dermand y Mastellange entre 1627 y 1641 e inspirada en Il Gesú de Roma, pero a un tamaño mucho mayor que el modelo, la cúpula en este caso alcanza los 55 metros de altura y su tambor está horadado por grandes ventanales, siendo el principal foco de luz del templo. La fachada, también italianizante y está inspirada en la de Saint Gervais, con tres niveles y dobles columnas, aunque todo a una escala más espectacular.

640px-St-Paul-St-Louis-DSC_8056

1280px-St-Paul-St-Louis-DSC_8006

St-Paul-St-Louis-DSC_8068P1360543

Iglesia de la Sorbona:

Levantada por Jacques Lemercier entre 1635 y 1642 por encargo del Cardenal Richelieu, es uno de las iglesias más interesantes de la época. Al ser un templo perteneciente a la institución de la Universidad, posee dos fachadas, una hacia la calle y otra hacia el patio principal del Colegio. La primera sigue el esquema general de las iglesias romanas de la época, en este caso con sólo dos órdenes superpuestos, jónico en el inferior y corintio en el superior, y volutas laterales para unirlos. Todo rematado por un frontón triangular que domina todo el conjunto. La fachada al patio responde a un esquema muy diferente. Para realzar la majestad de la iglesia, la portada se eleva con una escalinata y está construida como un pórtico clásico, hexástilo y de columnas corintias que soportan un frontón con el escudo del cardenal en el tímpano. La cúpula se observa mucho mejor desde el patio del Colegio que desde la calle, por una cuestión de cercanía.

1280px-Sorbonne_DSC09369

1280px-Chapelle_de_la_sorbonne_interior

1280px-PA00088485_-_Sorbonne_(détail_façade_principale)

Captura de pantalla 2014-09-19 a las 00.44.50

Captura de pantalla 2014-09-19 a las 00.38.22

Monasterio de Val-de-Grâce:

Mandado edificar por Ana de Austria en gratitud por haber tenido un hijo, el futuro Luís XIV, Rey Sol. Se empezó a construir en 1645 por François Mansart, un arquitecto que ha pasado a la historia por sus obras pero también por su problemático carácter y por su poco control del presupuesto, lo que provocó que tuviera que abandonar el proyecto y ser sustituido por Lemercier, otro grande de la arquitectura ya en el ocaso de su carrera.

La parte más importante del conjunto la iglesia es con un esquema muy italianizante al estilo de Sant’Andrea della Valle de roma, un templo de cruz latina con el crucero cubierto por una cúpula. La nave de la iglesia tiene un aspecto muy clásico, con pilastras corintias soportando un entablamento muy sobrio y monocromático. Bajo la cúpula se cobija el altar mayor con un baldaquino al estilo del de Bernini en el Vaticano.

El modelo de la fachada también es muy italianizante: se sitúa sobre una gran escalinata y está compuesta de dos pisos: el inferior, con un aspecto más macizo, con un pórtico sobre columnas rematadas por un frontón triangular, que le da un aire muy clásico, y el superior, más ligero y delicado.

La protagonista del conjunto es la gran cúpula de 40 metros de altura. Destaca en ella la sensación ascendente determinada por la duplicación del número de contrafuertes del tambor, remarcados con una pilastra en resalte y rematados con estatuas y pináculos, ya en la base de la media naranja.

val de grace_2

1280px-Paris_Église_du_Val-de-Grâce9597

800px-02_Val-de-Grâce

Captura de pantalla 2014-09-19 a las 00.35.46

Captura de pantalla 2014-09-19 a las 00.36.37

Captura de pantalla 2014-09-19 a las 00.34.32

Los Inválidos:

Es el hito fundamental y el mejor ejemplo del clasicismo templario francés. La comenzó a construir Mansart en 1677 y continuada por Robert de Cotte, aunque es evidente que todo el concepto de la obra es fruto de Mansart.

La fachada del Dôme está compuesta de dos cuerpos prácticamente iguales, rematados por un frontón triangular no muy pronunciado, para que no destaque sobre la cúpula, que es el elemento principal al que deben converger todas las miradas. No hay ningún campanario u otro tipo de torre que distraiga la visión de la cúpula, una característica bastante extendida en la arquitectura religiosa de la época. Fachada y cúpula forman un todo unitario desde las columnas del atrio inferior hasta la misma linterna de la cúspide. Toda la estructura fluye verticalmente hacia arriba. Hay una gran sensación de equilibrio, de simetría y serenidad, características de la arquitectura de la época. Aunque de entrada todos los componentes de la fachada sean muy clásicos, no es así su disposición, ya que están montados como una progresión de planos que van adelantándose hacia el centro, desde las paredes lisas de los lados hasta el frontispicio central.

los arquitectos trabajaron con los juegos de luces y sombras producidos por los elementos arquitectónicos, hasta el punto que los efectos de la luz forman parte de la misma estructura, terminando de dar forma al edificio. Aunque la fachada del Dôme sea muy diáfana y limpia, las sombras de las columnas exentas acentúan la progresión de planos comentada anteriormente y lo mismo pasa con la sombra producida en el interior del atrio.

El Dôme está concebido como un monumento espectacular, para ser visto desde muchos puntos de la ciudad. Está construido al lado del Hôtel des Invalides, un edificio de formas totalmente horizontales y, aparte, tiene a sus pies una gran explanada, estos dos factores, junto a su verticalidad, dimensiones y el protagonismo de su espectacular cúpula dorada, consigue que el edificio luzca grandioso y espectacular. Además, el conjunto decorativo de la fachada nos transmite una sensación de majestuosidad propia de un edificio que iba a ser destinado a Panteón Real.

Una anecdota de la Iglesia de los Inválidos es que el Rey Luís XIV no estaba satisfecho con el proyecto original, ya que deseaba una construcción que permitiera la asistencia a la misma misa de los soldados y del propio rey, pero sin que el soberano tuviera que mezclarse con ellos. Finálmente Mansart dio solución al problema dividiendo el proyecto original de templo en dos iglesias separadas, aunque dotadas de continuidad arquitectónica: la iglesia Saint-Louis-des-Invalides, llamada “iglesia de los soldados”; y la iglesia del Domo (Église du Dôme), para la oración del monarca y la realeza.

800px-Invalides_2007_03_11 Hôtel_des_Invalides_Paris_France_003

1280px-Les_Invalides_Paris

tomb-napoleon-dome-church

Hotel_des_invalides_altar

Captura de pantalla 2014-09-19 a las 00.32.52

Paris_-_Cathédrale_Saint_Louis_des_Invalides_-_107

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: