Comentario iconográfico de “El Tránsito de la Virgen” de Mantegna

transito-mantegnaAndrea Mantegna, h. 1461, Museo del Prado, Madrid.

La obra de Mantegna nos muestra el episodio del Tránsito de María, que narra su muerte, doce años después que la de Jesús. Aunque ya se representaba con anterioridad, mucha de la información e iconografía de este suceso se basa en la Leyenda Dorada, una recopilación de leyendas y relatos sobre vidas y martirios de santos hecha a mediados del siglo XIII por el dominico Santiago de la Vorágine. En dicho texto se explica que el Arcángel Miguel le anunció a María que se reuniría con su hijo en el plazo de tres días, también le anunció que los apóstoles la acompañarían en el momento de su muerte y que sería la protegería del diablo con un ramo de palma traído del Paraíso. Todo eso ocurrió tal como se había anunciado y luego, el alma de María salió de su cuerpo y voló a su encuentro con Jesucristo.

En el arte bizantino se representó frecuentemente el Tránsito de María, sentando las bases de su iconografía, mostrando a la Virgen acostada en su lecho y rodeada de los apóstoles, y entre ellos Jesús, esperando para recoger el alma de su madre y San Pablo besándole los pies.

En el arte occidental hay algunos cambios respecto a la visión bizantina: La virgen se representa agonizante con un cirio en su mano. Desaparece la figura de Cristo de la escena entre los apóstoles, situándose en majestad dentro de una mandorla y con el tiempo, desaparece totalmente de la representación, cambiándose por unos ángeles psicopompos que son los que están esperando recibir el alma de la Virgen. San Pedro adquiere el papel principal y San Juan, que antes aparecía recostado sobre la virgen, aparece llevando una palma en sus manos o recogiendo el cirio de las manos de María.

En este pequeño óleo sobre tabla de Mantegna podemos observar toda la iconografía descrita: La escena se desarrolla en un lujoso interior de la época en que se pintó, el Renacimiento, de fondo vemos un gran ventanal con un paisaje de Mantua, ya que la obra formaba parte de un retablo hecho para la capilla del Palacio Ducal de dicha ciudad.

Todo se representa de acuerdo a los evangelios apócrifos y a la Leyenda Dorada: Tal como anunció el arcángel, aparecen once apóstoles alrededor del lecho donde reposa María, se supone que después del suicidio de Judas, se nombró apóstol a Matías, y volvieron a ser doce otra vez. Se cree que el apóstol que falta en el cuadro es Tomás, pero no se sabe a ciencia cierta. Los apóstoles llevan velas e incensarios en sus manos y todos tienen el gesto acongojado. Preside la escena San Pedro obispo y en primer término está el apóstol Juan con el ramo de palma que el arcángel había traído del Paraíso en su mano. La tabla está cortada, en la parte superior había un Cristo rodeado de ángeles recogiendo al alma de su madre que se conserva actualmente en el museo de Ferrara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: