Plinio el Viejo, Historia Natural (ca. 77 d.C.)

HISTORIA DEL ARTE CLÁSICO EN LA ANTIGÜEDAD

PRUEBA DE EVALUACIÓN CONTINUA CURSO 2013/2014

COMENTARIO DE TEXTO:

103.1. La pintura, que transmitía a la posteridad el parecido más perfecto de las personas, ha caído en desuso. Se consagran escudos de bronce, efigies de plata; insensibles a las diferencias de las figuras, se cambian las cabezas de las estatuas y sobre esto, desde hace tiempo, circulan versos satíricos; es esto tan cierto que todos prefieren prestar más atención a la materia empleada que al parecido. Y no obstante, las galerías se adornan con viejos cuadros y se buscan efigies extranjeras. Pero lo apreciado no es otra cosa que el metal de la efigie, sin duda a fin de que el que la herede la destruya o que el lazo de un ladrón se apodere de ella (…).
103.2. Sí, sin duda parece que la desidia haya perdido las artes; y, como las almas no tienen fisonomía, se descuida también la representación de los cuerpos. Entre nuestros antepasados las cosas eran diferentes: en los atrios no se colocaban ni estatuas de artistas extranjeros, ni bronces, ni mármoles; aparecían alineados unos bustos de cera, cada uno en su propio nicho; imágenes que siempre aparecían dispuestas a seguir el cortejo fúnebre de la familia; jamás un muerto dejó de ser acompañado por todas las generaciones que le habían precedido (…).
103.3. Que la pasión por los retratos existió antiguamente, ya ha sido probado, no sólo por Ático, el amigo de Cicerón, quien publicó una obra sobre esta materia, sino también por M. Varrón quien tuvo la muy excelente idea de insertar en sus numerosos libros no sólo los nombres, sino mediante la ayuda de algún método, las imágenes de setecientos personajes ilustres. Varrón quiso salvar los semblantes del olvido e impedir que el paso del tiempo actuara contra los hombres. Inventor de una obra capaz de suscitar los celos de los dioses, no sólo dio inmortalidad a estos personajes, sino que además los envió a todos los lugares, a fin de que aquí y allá se les pudiera creer presentes.
Fuente: Pline, Histoire Naturelle, Firmin Diderot Frères, París, 1865, tomo II, libro XXXV, 2, pp. 462-463. Traducido al castellano en: Fuentes y documentos para la Historia del Arte. Arte Antiguo, edición a cargo de José Pitarch et. Alt., Barcelona, 1982, pp. 331-332.

 

El texto a comentar es un extracto del libro XXXV de la “Historia Natural” escrita por Plinio el Viejo en la época del Imperio Romano, sobre el año 77 d.C. y dedicada al Emperador Tito, de la Dinastía Flavia.

Esta obra es una enciclopedia que intenta abarcar todo el saber y conocimientos de aquella época y ha sido utilizada durante siglos como fuente de estudio.

Plinio el Viejo no solo transmitía información de su entorno natural, artístico o social sino que también opinaba sobre ello. En este extracto nos habla sobre los gustos artísticos de la época, criticándolos negativamente. Muestra un presente decadente y materialista comparándolo con un pasado glorioso caracterizado por el buen gusto y el respeto a las costumbres romanas.

Lo interesante del texto es que, más allá de la opinión del autor, nos da información del panorama artístico y de la mentalidad de la época, que es lo que vamos a comentar en este trabajo.

Una de las principales diferencias entre el arte romano y el griego es la instauración de la Memoria: Roma supedita el arte a su historia, honra a sus héroes y a sus hazañas y rinde culto a sus muertos. El arte romano, a pesar de seguir la estética y cánones griegos, representa más a hombres que a dioses.

El texto de Plinio está lleno de menciones al cultivo de la memoria, como algo fundamental que debe transmitir el arte. Nos habla de como en el pasado se cuidaba mucho el realismo en las artes porque era la mejor forma de que las cosas pasaran a la posteridad y esto lo confronta con un presente más preocupado por la estética y el valor material de las cosas que por su función descriptiva.

Y a través de estos “lamentos” por un presente tan vacuo, nos describe la importancia que tenía el retrato en la época romana: Esta tipología de arte salvaguardaba el recuerdo de las personas, las hacía pasar a la posteridad. La gente podía saber como eran sus antepasados y rendirles culto, es por eso que en un retrato se exigía una descripción muy realista del sujeto representado. Esto nos habla de una sociedad donde se le da mucha importancia al hombre, al ser humano.

Como las esculturas representaban gente real, la parte más importante era la cabeza, el cuerpo no importaba tanto, por lo que muchas veces se ensamblaban cabezas en estatuas de cuerpos previamente esculpidos o incluso, se aprovechaban otras estatuas anteriores, se les quitaba la cabeza y se les ponía la nueva. A veces el cuerpo de la escultura no tenía nada que ver con el rostro, y, según Plinio, eso daba pie a las burlas, imaginemos la cabeza de un señor anciano ensamblada en un cuerpo de dios griego, por ejemplo.

Plinio también nos narra la costumbre romana del culto a los antepasados de la familia. Nos cuenta que en las entradas de las casas se ponían bustos de cera de los muertos de la saga (gens), alineados en nichos, y que estos bustos se usaban en ceremonias. Estos tipos de estatuaria son las “Imagines Maiorum”, de gran importancia en la cultura romana. Cuando el pater moría, un escultor sacaba un vaciado de su cara y, rellenándolo de cera, obtenía el busto del que nos habla Plinio. Dicho busto se pintaba lo más realista posible y se colocaba en un mueble hecho a propósito en el atrio de la casa, con una leyenda que contaba los logros del finado y junto a las demás máscaras de los otros antepasados de la familia. Dichas máscaras se sacaban en los funerales que celebraba la familia, por supuesto esto sería en la aristocracia o con gente de alto nivel económico.

Una obra que resume perfectamente esta costumbre es la escultura de un patricio romano con máscaras de sus antepasados del Palacio de los Conservadores de Roma (pág. 282 libro base): Lleva dos Imagines Maiorum, una en cada mano y, por como las sujeta, pesan muy poco, ya que son de cera. Las cabezas están representadas de una forma muy realista, para poder ser identificadas perfectamente. Cada una está personalizada con sus propios rasgos, la de la derecha es un hombre calvo y la otra no, los rasgos son muy diferentes y el realismo es tan grande que se representan hasta las arrugas de la frente. Lo mismo ocurre con la figura del patricio que las lleva, que cumple lo que hemos expuesto en el texto: la estatua tiene un cuerpo vestido con una túnica, muy correctamente esculpido pero el rostro es muy realista y personalizado.

patricio+barberini+1

 

Otra obra fruto de la costumbre de las Imagines Maiorum es el busto del Viejo Torlonia, expuesto en el Museo de la Villa de Torlonia en Roma (pág. 284 libro base). El gusto romano por el realismo es consecuencia de la tradición y el prestigio que daba perpetuar y apelar a los antepasados y sus “gestas”, de ahí que se desarrollara tanto el retrato, pero no de forma canónica e idealizada como en Grecia, sino de manera muy realista, expresiva e individualizadora. Tal como cuenta Plinio, había que “salvar los semblantes del olvido”, y el busto del Viejo Torlonia es un clarísimo ejemplo de ello: no hay ninguna concesión a la belleza, se esculpe al anciano crudamente, con el rostro lleno de arrugas y un gesto bastante hosco, seguramente es una representación casi exacta de aquel anciano, para que cualquiera lo pudiera reconocer inmediatamente.

torlonia

Las dos obras comentadas son un ejemplo de la preocupación de los romanos por la memoria y por su historia, y como eso les hace alejarse del idealismo griego, más impersonal y más orientado a la mitología y a la representación de la belleza y la perfección.

Bibliografía consultada:

Historia del Arte Clásico en la Antiguedad (Libro base UNED)

Wikipedia

Artehistoria: Las Maiorum Imagines

Amadeo contagiARTE – blogspot: La Plástica Romana: Características

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: