Renacimiento Italiano: Palacio Farnesse (Roma)

1+farnese-1+-+copia

Diseñado por Antonio da Sangallo el Joven y otros. 1514

 

Fachada distribuida en tres plantas realizada en ladrillos con aristas en travertino, presentando en cada planta trece ventanas y una puerta principal en el centro rodeada de almohadillado. Todo el conjunto está coronado por una gran cornisa que, históricamente se atribuye a Miguel Ángel, encargado del proyecto al morir Antonio da Sangallo el Joven.

El Cardenal Alejandro Farnese, más tarde Papa Pablo III y miembro de una influyente familia, encargó a Antonio Sangallo el Joven el proyecto de un palacio en unos terrenos que había adquirido en el centro de Roma. La elección del arquitecto no era casual, ya que gozaba de gran fama y prestigio profesional y es suyo el proyecto original del palacio, cuya construcción empezó en 1514 y duró más de setenta años, pasando por la misma varios responsables de obra.

Sangallo ideó un edificio absolutamente clasicista, una fábrica imponente y magnífica, que demostrara el poder y la gloria de los Farnese. El resultado es un cubo colosal, no en vano los romanos lo apodaron el “Dado Farnese”. El cardenal Alejandro, más que una vivienda acomodada, lo que deseaba era un palacio que dejara anonadada a toda Roma y solo el gran Antonio Sangallo el Joven, profundo conocedor de los órdenes clásicos, era capaz de diseñar un edificio a la altura de las aspiraciones del purpurado, aspiraciones que aumentaron cuando, unos años después, el cardenal se convirtió en Papa, presionando a Sangallo para que el palacio fuera aún más espectacular…una residencia digna de un Pontífice.

Las obras no avanzaron con rapidez y el problema vino con la muerte de Antonio Sangallo en 1546, con la fachada inconclusa. Se cuenta que los más grandes artistas de Roma se pusieron a diseñar un remate de la misma y, de entre todos los proyectos, el Cardenal Farnesio eligió el de Miguel Ángel, que remató la fachada con la enorme cornisa que observamos y abrió una gran ventana justo encima de la entrada principal. Después de Miguel ángel pasaron otros artistas por la obra, hasta su conclusión en 1589, ocupándose ya del interior del palacio y de la fachada trasera.

Las ventanas se alinean en tres plantas, y son todas cuadradas, pero su decoración cambia según la planta: las de la principal tienen frontones alternos triangulares y circulares, y los de la planta superior son todos triangulares. La fachada es de ladrillos que en algunas zonas se combinan de diferentes colores formando motivos decorativos. La cornisa que remata el edificio esta decorada con los lirios representativos de la Casa Farnese.

Estamos ante una de las grandes maravillas arquitectónicas de Roma, es el palacio del Cinquecento por excelencia. Es un edificio exento que ocupa teatralmente todo un lado entero de una plaza cuadrada, como un inmenso telón. Su fachada es de una gran simetría y regularidad, es lo que los artistas de la época pensaban que debía ser el clasicismo, creían que habían creado un lenguaje universal.

El Palacio Farnese es la síntesis del palacio romano renacentista, y ha sido muy imitado posteriormente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: